es.3b-international.com
Información Sobre La Salud, La Enfermedad Y El Tratamiento.



Síndrome de dolor patelofemoral (rodilla del corredor)

Tabla de contenido

  1. ¿Qué es?
  2. Síntomas
  3. Causas y factores de riesgo
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. panorama
El síndrome patelofemoral o síndrome de dolor patelofemoral es un término utilizado para describir el dolor alrededor de la rótula o la rótula y en la parte anterior de la rodilla.

También conocida como la rodilla del corredor o la rodilla del saltador, a menudo afecta a los atletas y a los que se dedican a correr, al baloncesto y a otros deportes.

Sin embargo, el síndrome patelofemoral también puede afectar a los no atletas y se ve con frecuencia en adolescentes, jóvenes, trabajadores manuales y adultos mayores.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia informa que el síndrome patelofemoral es la causa más común de dolor de rodilla en la población. Puede ser causado por el uso excesivo de la articulación de la rodilla, trauma físico o desalineación de la rótula.

Datos rápidos sobre el síndrome femororrotuliano:
  • El síndrome de dolor patelofemoral ocurre cuando los nervios en los tendones, el tejido sinovial y el hueso alrededor de la rótula detectan dolor.
  • El síntoma más obvio del síndrome femororrotuliano es un dolor sordo y dolorido en la parte anterior de la rodilla.
  • Un médico generalmente diagnostica el síndrome femororrotuliano basado en un examen físico y antecedentes médicos.
  • La cirugía se considera el último recurso para el síndrome de dolor patelofemoral. Solo se usa en casos muy severos y si otros tratamientos no invasivos han fallado.

¿Qué es?

El inicio del síndrome femororrotuliano puede ser gradual o el resultado de un solo incidente. Una condición conocida como condromalacia rotuliana también puede estar presente.

La condromalacia se caracteriza por un desgaste y ablandamiento del cartílago alrededor de la rodilla, lo que produce inflamación y dolor.

Síntomas

Cuando una persona tiene síndrome femoral rotuliano, el dolor de rodilla puede empeorar cuando realiza alguno de los siguientes movimientos:


Aunque los atletas corren mayor riesgo, el síndrome femororrotuliano también puede afectar a los no atletas.
  • arrodillado
  • allanamiento
  • subir o bajar escaleras
  • sentado por largos períodos de tiempo

Otros síntomas que pueden tener pueden incluir:

  • hinchazón leve
  • una sensación de rejilla o rechinamiento al doblar o extender la pierna
  • reduce la fuerza muscular del muslo si los síntomas iniciales no se tratan
Todo lo que necesitas saber sobre las espinillasCorrer y otras actividades repetitivas también pueden conducir a tablillas de espinilla y otros problemas. Saber más.Lee ahora

Causas y factores de riesgo

El síndrome patelofemoral ocurre cuando la parte posterior de la rótula entra en contacto con el hueso del muslo. La razón exacta por la que esto ocurre no se comprende del todo, pero está vinculada a:

  • Uso excesivo de la rodilla: Las actividades que implican correr o saltar ponen una tensión repetitiva en la articulación de la rodilla, lo que puede provocar dolor en la rótula.
  • Desequilibrio muscular: Cuando ciertos músculos, como los que se encuentran alrededor de la cadera y la rodilla, son débiles, no mantienen las partes adyacentes del cuerpo, incluida la rótula, debidamente alineadas. Esto eventualmente puede conducir a una lesión.
  • Trauma: Lesión en la rótula, o cirugía de rodilla, puede aumentar el riesgo de padecer el síndrome de dolor patelofemoral.

Factores de riesgo


La tensión repetitiva en la articulación de la rodilla puede ser causada por correr o saltar actividades.

Los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar una enfermedad o lesión se conocen como factores de riesgo.

Los factores de riesgo comunes para el síndrome femororrotuliano incluyen:

  • Años: Los adolescentes y adultos jóvenes corren el mayor riesgo de síndrome femororrotuliano, aunque también puede afectar a los adultos mayores.
  • Sexo: Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar esta afección, posiblemente debido a un mayor riesgo de desequilibrio muscular y al ángulo más amplio de la pelvis femenina.
  • Actividades de alto impacto: Participar en actividades de alto impacto o que soportan peso, como correr, saltar o ponerse en cuclillas provoca un estrés repetitivo en las articulaciones, y aumenta el riesgo de lesiones en la rodilla.
  • Pie plano: Las personas con pies planos pueden tener un mayor riesgo de síndrome femororrotuliano ya que ejercen un estrés adicional en las articulaciones de sus rodillas.

Diagnóstico

Un médico le preguntará acerca de los síntomas y puede pedirle a una persona que mueva sus piernas y rodillas de ciertas maneras para verificar la inestabilidad y determinar el rango de movimiento.

En algunos casos, se pueden solicitar pruebas de imágenes, como radiografías y MRI, para confirmar un diagnóstico y descartar otras afecciones.

Tratamiento

Hay varios tratamientos disponibles cuando alguien tiene el síndrome femororrotuliano, que incluye:

Protocolo de RICE

Para muchos casos de síndrome femororrotuliano, medidas simples, como reposo y hielo, pueden ser suficientes para aliviar el dolor y la inflamación.

El protocolo RICE, que significa Descanso, Hielo, Compresión, Elevación, implica descansar la pierna, aplicar compresas de hielo con regularidad, usar vendajes de compresión y elevar la rodilla por encima del nivel del corazón. El protocolo RICE es más efectivo cuando se usa dentro de las 72 horas de la lesión.

Medicación

Los medicamentos antiinflamatorios sin receta (AINE), como el paracetamol y el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación asociados con el síndrome femororrotuliano. Los AINE no deben tomarse a largo plazo debido al riesgo de problemas gastrointestinales.

Terapia física

Un terapeuta puede recomendar:

  • ejercicios y estiramientos
  • un aparato ortopédico
  • rótula
  • masaje

Trabajar con un fisioterapeuta calificado puede ayudar a aliviar los síntomas y acelerar el tiempo de recuperación.

Modificación de la actividad

Como el uso excesivo de la rodilla es un factor principal que contribuye al síndrome femororrotuliano, la modificación de la actividad es una forma de reducir el daño a la rodilla y prevenir la recurrencia de la enfermedad.

Las personas que experimentan el síndrome femororrotuliano pueden desear reducir o evitar actividades que incluyen acciones repetitivas de alto impacto, tales como:

  • corriendo
  • saltando
  • arrodillado
  • allanamiento
  • arremetiendo
  • subir y bajar escaleras u otras pendientes empinadas
  • sentado por largos períodos de tiempo

Ejemplos de ejercicios de bajo impacto que ejercen menos presión sobre las rodillas incluyen:

  • nadando
  • ciclismo
  • aeróbic acuático
  • usando máquinas elípticas

Cirugía

La cirugía generalmente se lleva a cabo usando un artroscopio, un tubo delgado que contiene una cámara y luz. El endoscopio se inserta en la rodilla y las herramientas quirúrgicas se utilizan para eliminar el cartílago dañado.

Este procedimiento mínimamente invasivo puede aumentar la movilidad y aliviar la tensión.

Los casos graves de síndrome femororrotuliano pueden implicar una operación en la rodilla para cambiar la dirección en la que pasa la rótula y se frota contra el fémur.

Prevención


Calentar antes del ejercicio ayuda a la flexibilidad y puede reducir el riesgo del síndrome femororrotuliano.

El síndrome patelofemoral puede ser doloroso y debilitante.

Si bien no todos los casos se pueden prevenir, se pueden tomar ciertos pasos para reducir el riesgo de problemas de rodilla. Éstas incluyen:

  • Mantener el equilibrio muscular: El fortalecimiento de los músculos de la rodilla y la pierna puede reducir el riesgo de desequilibrio muscular y contribuir a la alineación adecuada de la rodilla.
  • Corrección de pies planos: El uso de calzado de apoyo e inserciones de calzado puede tratar los pies planos y reducir el estrés adicional en las articulaciones de la rodilla.
  • Tener un peso saludable: Llevar demasiado peso corporal ejerce presión sobre las articulaciones, lo que aumenta el riesgo de síndrome femororrotuliano. El mantenimiento de un peso saludable se puede lograr comiendo una dieta equilibrada y participando en actividad física regular.
  • Calentamiento antes de los entrenamientos: Una persona siempre debe estirarse y participar en actividades livianas antes de ejercitarse adecuadamente. Esto puede promover flexibilidad y reducir lesiones.
  • Cambiando los regímenes de entrenamiento gradualmente: De repente, aumentar la intensidad, la duración o la frecuencia de los entrenamientos puede contribuir al dolor de rodilla.
  • Evitando el estrés en la rodilla: Elegir actividades de bajo impacto, usar calzado de apoyo y usar rodilleras durante los entrenamientos pueden ayudar a reducir el impacto en las rodillas y las piernas.

panorama

El tiempo de recuperación varía entre individuos y depende de factores que incluyen la gravedad de los síntomas y los tratamientos utilizados.

Sin embargo, la mayoría de los casos sanarán dentro de varias semanas con el uso de terapias en casa y mínimamente invasivas. Emplear el protocolo de RICE y participar en actividades de bajo impacto mejora las perspectivas para muchas personas.

Puede llevar hasta 5 meses recuperarse por completo, especialmente si el síndrome patelofemoral fue provocado por un trauma físico.

Nuevas medidas para frenar el riesgo de cardiopatía durante toda la vida

Nuevas medidas para frenar el riesgo de cardiopatía durante toda la vida

Las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muerte en todo el mundo, y la Organización Mundial de la Salud estima que para 2013, más de 23 millones de personas morirán cada año por esta afección. En un esfuerzo por reducir los riesgos, 11 sociedades profesionales y organizaciones benéficas del Reino Unido han elaborado nuevas recomendaciones para prevenir la enfermedad.

(Health)

La vacuna contra el rotavirus puede proteger contra las convulsiones

La vacuna contra el rotavirus puede proteger contra las convulsiones

El rotavirus, una causa común de vómitos y diarrea en los niños, puede provocar convulsiones en algunos. Pero un nuevo estudio sugiere que la vacunación contra el rotavirus podría reducir el riesgo de convulsiones relacionadas. Esto es según una investigación publicada en Clinical Infectious Diseases. Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y otras instituciones llevaron a cabo un análisis retrospectivo que involucró a casi un cuarto de millón de niños en EE. UU. Nacidos entre marzo de 2006 y noviembre de 2009.

(Health)