es.3b-international.com
Información Sobre La Salud, La Enfermedad Y El Tratamiento.



Cáncer colorrectal: lo que necesita saber

Tabla de contenido

  1. Síntomas
  2. Tratamiento
  3. Factores de riesgo
  4. Causas
  5. Etapas
  6. Diagnóstico
  7. Prevención
El cáncer colorrectal, también conocido como cáncer de intestino, cáncer de colon o cáncer de recto, es cualquier cáncer que afecte el colon y el recto.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que aproximadamente 1 de cada 21 hombres y 1 de cada 23 mujeres en los Estados Unidos desarrollarán cáncer colorrectal durante su vida.

Es la segunda causa principal de muerte por cáncer en las mujeres, y la tercera para los hombres. Sin embargo, debido a los avances en las técnicas de detección y las mejoras en los tratamientos, la tasa de mortalidad por cáncer colorrectal ha disminuido.

El cáncer colorrectal puede ser benigno, no canceroso o maligno. Un cáncer maligno puede diseminarse a otras partes del cuerpo y dañarlo.

Síntomas


El intestino grueso también se llama colon o intestino grueso.

Los síntomas del cáncer colorrectal incluyen:

  • cambios en los hábitos intestinales
  • diarrea o estreñimiento
  • una sensación de que el intestino no se vacía correctamente después de una evacuación intestinal
  • sangre en las heces que hace que las heces se vean negras
  • sangre roja brillante procedente del recto
  • dolor e hinchazón en el abdomen
  • una sensación de plenitud en el abdomen, incluso después de no comer durante un tiempo.
  • fatiga o cansancio
  • pérdida de peso inexplicable
  • un bulto en el abdomen o el pasaje posterior sentido por su médico
  • deficiencia inexplicada de hierro en hombres, o en mujeres después de la menopausia

La mayoría de estos síntomas también pueden indicar otras condiciones posibles. Es importante consultar a un médico si los síntomas persisten durante 4 semanas o más.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de varios factores, incluidos el tamaño, la ubicación y la etapa del cáncer, si es recurrente o no, y el estado general de salud actual del paciente.

Las opciones de tratamiento incluyen quimioterapia, radioterapia y cirugía.

Cirugía para el cáncer colorrectal

Este es el tratamiento más común. Se eliminarán los tumores malignos afectados y los ganglios linfáticos cercanos para reducir el riesgo de diseminación del cáncer.

El intestino por lo general se vuelve a coser, pero algunas veces el recto se elimina por completo y se coloca una bolsa de colostomía para drenaje. La bolsa de colostomía recolecta heces. Esta suele ser una medida temporal, pero puede ser permanente si no es posible unir los extremos del intestino.

Si el cáncer se diagnostica con tiempo suficiente, la cirugía puede eliminarlo con éxito. Si la cirugía no detiene el cáncer, aliviará los síntomas.

Quimioterapia

La quimioterapia implica el uso de un medicamento o producto químico para destruir las células cancerosas. Se usa comúnmente para el tratamiento del cáncer de colon. Antes de la cirugía, puede ayudar a reducir el tamaño del tumor.

La terapia dirigida es un tipo de quimioterapia que se dirige específicamente a las proteínas que estimulan el desarrollo de algunos cánceres. Pueden tener menos efectos secundarios que otros tipos de quimioterapia. Los medicamentos que se pueden usar para el cáncer colorrectal incluyen bevacizumab (Avastin) y ramucirumab (Cyramza).

Un estudio ha encontrado que los pacientes con cáncer de colon avanzado que reciben quimioterapia y que tienen antecedentes familiares de cáncer colorrectal tienen una probabilidad significativamente menor de recidiva y muerte por cáncer.

Terapia de radiación

La radioterapia utiliza rayos de radiación de alta energía para destruir las células cancerosas y evitar que se multipliquen. Esto es más comúnmente utilizado para el tratamiento del cáncer de recto. Se puede usar antes de la cirugía para intentar reducir el tamaño del tumor.

Se pueden administrar radioterapia y quimioterapia después de la cirugía para ayudar a reducir las posibilidades de recurrencia.

Ablación

La ablación puede destruir un tumor sin eliminarlo. Se puede llevar a cabo usando radiofrecuencia, etanol o criocirugía. Estos se administran usando una sonda o aguja guiada por ultrasonido o tecnología de escaneo CT.

Recuperación

Los tumores malignos pueden diseminarse a otras partes del cuerpo si no se tratan. Las posibilidades de una curación completa dependen enormemente de qué tan temprano se diagnostique y trate el cáncer.

La recuperación de un paciente depende de los siguientes factores:

  • la etapa en que se realizó el diagnóstico
  • si el cáncer creó un agujero o una obstrucción en el colon
  • el estado general de salud del paciente

En algunos casos, el cáncer puede regresar.

Factores de riesgo

Los posibles factores de riesgo incluyen:

  • edad avanzada
  • una dieta alta en proteína animal, grasas saturadas y calorías
  • una dieta baja en fibra
  • alto consumo de alcohol
  • haber tenido cáncer de mama, ovario o útero
  • un historial familiar de cáncer colorrectal
  • tener colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn o enfermedad del intestino irritable (EII)
  • sobrepeso y obesidad
  • de fumar
  • una falta de actividad física
  • la presencia de pólipos en el colon o el recto, ya que eventualmente pueden convertirse en cancerosos.

La mayoría de los cánceres de colon se desarrollan dentro de los pólipos (adenoma). Estos a menudo se encuentran dentro de la pared intestinal.

Comer carnes rojas o procesadas puede aumentar el riesgo

Las personas que tienen un gen supresor de tumores conocido como Sprouty2 pueden tener un mayor riesgo de algunos cánceres colorrectales.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el cáncer colorrectal es el segundo tumor más común entre hombres y mujeres, después de los tumores pulmonares.

Alrededor del 2 por ciento de las personas mayores de 50 años eventualmente desarrollarán cáncer colorrectal en Europa occidental.

El cáncer colorrectal tiende a afectar a hombres y mujeres por igual. Sin embargo, los hombres tienden a desarrollarlo a una edad más temprana.

Causas

No está claro exactamente por qué el cáncer colorrectal se desarrolla en algunas personas y no en otras.

Etapas

La etapa de un cáncer define cuán lejos se ha propagado. La determinación de la etapa ayuda a elegir el tratamiento más apropiado.

Un sistema comúnmente utilizado da a las etapas un número de 0 a 4. Las etapas del cáncer de colon son:

  • Etapa 0: Esta es la etapa más temprana, cuando el cáncer todavía está dentro de la mucosa, o capa interna, del colon o el recto. También se llama carcinoma in situ.
  • Nivel 1El cáncer ha crecido a través de la capa interna del colon o el recto, pero aún no se ha diseminado más allá de la pared del recto o el colon.
  • Etapa 2: El cáncer ha crecido a través o hacia la pared del colon o el recto, pero aún no ha llegado a los ganglios linfáticos cercanos.
  • Etapa 3: El cáncer ha invadido los ganglios linfáticos cercanos, pero aún no ha afectado a otras partes del cuerpo.
  • Etapa 4El cáncer se diseminó a otras partes del cuerpo, incluidos otros órganos, como el hígado, la membrana que recubre la cavidad abdominal, el pulmón o los ovarios.
  • Recurrente: El cáncer ha regresado después del tratamiento. Puede volver y afectar el recto, el colon u otra parte del cuerpo.

En el 40 por ciento de los casos, el diagnóstico ocurre en una etapa avanzada, cuando la cirugía es probablemente la mejor opción.

Diagnóstico

Las pruebas de detección pueden detectar pólipos antes de que se vuelvan cancerosos, así como detectar cáncer de colon durante las primeras etapas, cuando las posibilidades de curación son mucho mayores.

Los siguientes son los procedimientos de detección y diagnóstico más comunes para el cáncer colorrectal.

Examen de sangre oculta en heces (prueba de sangre en heces)

Esto verifica una muestra de las heces (heces) del paciente para detectar la presencia de sangre. Esto se puede hacer en el consultorio del médico o con un kit en casa. La muestra se devuelve a la oficina del médico y se envía a un laboratorio.

Una prueba de heces en la sangre no es 100 por ciento precisa, porque no todos los cánceres causan una pérdida de sangre o pueden no sangrar todo el tiempo. Por lo tanto, esta prueba puede dar un resultado falso negativo. La sangre también puede estar presente debido a otras enfermedades o afecciones, como las hemorroides. Algunos alimentos pueden sugerir sangre en el colon, cuando de hecho, ninguno estaba presente.

Prueba de ADN en heces

Esta prueba analiza varios marcadores de ADN que los cánceres de colon o las células de pólipos precancerosas arrojan a las heces. A los pacientes se les puede dar un kit con instrucciones sobre cómo recolectar una muestra de heces en casa. Esto tiene que ser llevado a la oficina del doctor. Luego se envía a un laboratorio.

Esta prueba es más precisa para detectar cáncer de colon que los pólipos, pero no puede detectar todas las mutaciones de ADN que indican que hay un tumor presente.

Sigmoidoscopia flexible

El médico usa un sigmoidoscopio, un tubo flexible, delgado e iluminado, para examinar el recto y el sigmoide del paciente. El colon sigmoide es la última parte del colon, antes del recto.

La prueba lleva unos minutos y no es dolorosa, pero puede ser incómoda. Existe un pequeño riesgo de perforación de la pared del colon.

Si el médico detecta pólipos o cáncer de colon, se puede realizar una colonoscopia para examinar todo el colon y extraer los pólipos que estén presentes. Estos serán examinados bajo un microscopio.

Una sigmoidoscopía solo detectará pólipos o cáncer en el tercio final del colon y el recto. No detectará un problema en ninguna otra parte del tracto digestivo.

Radiografía de enema de bario

El bario es un medio de contraste que se coloca en el intestino del paciente en forma de enema y se muestra en una radiografía. En un enema de bario de doble contraste, se agrega aire también.

El bario llena y recubre el revestimiento del intestino, creando una imagen clara del recto, el colon y ocasionalmente de una pequeña parte del intestino delgado del paciente.

Se puede realizar una sigmoidoscopía flexible para detectar cualquier pequeño pólipo que los rayos X del enema de bario puedan pasar por alto. Si la radiografía de enema de bario detecta algo anormal, el médico puede recomendar una colonoscopia.

Colonoscopia

Un colonoscopio es más largo que un sigmoidoscopio. Es un tubo largo, flexible y delgado, conectado a una cámara de video y monitor. El médico puede ver la totalidad del colon y el recto. Todos los pólipos descubiertos durante este examen se pueden extraer durante el procedimiento y, a veces, se toman muestras de tejido o biopsias.

Una colonoscopia es indolora, pero a algunos pacientes se les administra un sedante suave para calmarlos. Antes del examen, se les puede administrar un líquido laxante para limpiar el colon. Un enema rara vez se usa. El sangrado y la perforación de la pared del colon son posibles complicaciones, pero extremadamente raras.

Colonografía por TC

Una máquina de TC toma imágenes del colon, después de limpiar el colon. Si se detecta algo anormal, puede ser necesaria la colonoscopia convencional. Este procedimiento puede ofrecer a los pacientes con mayor riesgo de cáncer colorrectal una alternativa a la colonoscopia que es menos invasiva, mejor tolerada y con buena precisión diagnóstica.

Escaneos de imágenes

Las ecografías o las imágenes por resonancia magnética pueden ayudar a mostrar si el cáncer se ha diseminado a otra parte del cuerpo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan exámenes de detección periódicos para personas entre 50 y 75 años. La frecuencia depende del tipo de prueba.

Prevención

Varias medidas de estilo de vida pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal:

  • Proyecciones regulares: Aquellos que han tenido cáncer colorrectal antes, que tienen más de 50 años de edad, que tienen antecedentes familiares de este tipo de cáncer o que tienen la enfermedad de Crohn deben someterse a exámenes de detección periódicos.
  • Nutrición: Siga una dieta con mucha fibra, frutas, vegetales y carbohidratos de buena calidad y un mínimo de carnes rojas y procesadas. Cambie de grasas saturadas a grasas de buena calidad, como aguacate, aceite de oliva, aceites de pescado y nueces.
  • Ejercicio: Se ha demostrado que el ejercicio moderado y regular tiene un impacto significativo en la reducción del riesgo de una persona de desarrollar cáncer colorrectal.
  • Peso corporal: Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de muchos cánceres, incluido el cáncer colorrectal.

Un estudio publicado en la revista Celda ha sugerido que la aspirina podría ser efectiva para aumentar el sistema inmune en pacientes que padecen cáncer de mama, piel y intestino.

Un gen relacionado con la recurrencia del cáncer de intestino y la supervivencia acortada podrían ayudar a predecir los resultados para los pacientes con el gen y llevar a los científicos un paso más cerca del desarrollo de tratamientos personalizados, revela la investigación en la revista Intestino.

Un estudio publicado en Ciencia encontró que el valor de 300 naranjas de vitamina C afecta las células cancerosas, lo que sugiere que el poder de la vitamina C algún día podría aprovecharse para combatir el cáncer colorrectal

Los investigadores han descubierto que beber café todos los días, incluso el café descafeinado, puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

Solo 1 hora de ejercicio compensa los riesgos para la salud de una sesión prolongada

Solo 1 hora de ejercicio compensa los riesgos para la salud de una sesión prolongada

Un día típico para muchas personas incluye al menos 8 horas de sentado: conducir al trabajo, sentarse en una oficina, conducir a casa y mirar televisión. Un estudio internacional de más de 1 millón de personas muestra que 1 hora de actividad física moderada puede eliminar los riesgos para la salud asociados con el comportamiento sedentario.

(Health)

Norovirus diseminado por restaurantes, dicen CDC

Norovirus diseminado por restaurantes, dicen CDC

En los EE. UU., La mayoría de los brotes de norovirus de alimentos contaminados ocurren en establecimientos de servicio de alimentos, principalmente en restaurantes, según un nuevo informe de Vital Signs de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. El informe señala que los trabajadores de alimentos infectados son a menudo la fuente de los brotes del virus de la "gripe estomacal", a menudo debido a tocar alimentos listos para comer que se sirven en restaurantes con sus propias manos.

(Health)